domingo, 3 de febrero de 2008

Contradicción judicial

Leo hoy, perplejo, en el Heraldo de Aragón esta noticia.
Así que para su Señoría, titular del Juzgado de lo Penal número 1 de Zaragoza, una gitana del rastro sí puede vender ropa falsa porque, según la juez, "ningún consumidor puede pensar que está adquiriendo prendas originales" y aún a pesar de que, según la noticia, un perito de ADIDAS reconoce que en los mercadillos se venden originales de la marca de las tres bandas aunque "no es el espíritu de la marca". Eso sí, la misma juez le metió 9 meses de prisión y la friolera de 80.000€ de multa a un negro senegalés por vender en la puta calle bolsos Louis Vouitton y Burberrys.
Pues no entiendo nada. ¿Por qué su Señoría no aplicó en el caso del senegalés su doctrina? Si "ningún consumidor puede pensar que está adquiriendo prendas originales" en el rastro o mercadillo, ¿sí piensa que compra originales de Louis Vouitton y Burberrys a un negro mantero en un soportal de una calle de Zaragoza? En dos palabras: Im -presentable. Quizá el abogado de oficio del negro no hiciera su trabajo como el abogado de pago de la gitana. Porque otras conjeturas sobre el caso me ponen de mala leche.
Si alguien quiere perder un poco de tiempo ahí va lo que el Código Penal dice: SECCIÓN 2. DE LOS DELITOS RELATIVOS A LA PROPIEDAD INDUSTRIAL. (Arts. 273 al 277).
No entiendo nada. Esta es la justicia que tenemos en España.

3 comentarios:

Checho dijo...

Estoy de acuerdo en todo, sí señor. Seguiré atento este blog.
Saludos ECO5...

El Cerrajero dijo...

El blog de Checho me ha traído hasta aquí, un saludo.

Si hay algo que está caracterizando a la Justicia en eZPaña es que parece que la administran sastres en vez de jueces: todo a medida.

ECO5 dijo...

Pues muchas gracias, en especial a Checho. Quiero mantenerme apolítico pero todas las opiniones son bien recibidas en este mi primer blog.

PRENSA

Esperando Contenido Widget ...