viernes, 10 de abril de 2009

MORTALIDAD INFANTIL



INFORMA ELCONFIDENCIAL: "Un estudio realizado por la Fundación Mapfre demuestra que el tráfico y sus consecuencias es la primera causa de muerte para los menores de 14 años. Un dato aterrador que la sitúa incluso por delante de los accidentes domésticos que suponen otro 45% de los fallecimientos. Pero si este dato es aterrador no lo es menos otro dato de dicho informe que asegura que el 75% de las muertes y hasta un 90% de las lesiones podrían evitarse si los padres colocaran, y lo hicieran adecuadamente, la silla de sus hijos.

Lo más curioso es que en dicho informe se asegura que en un 75% de los casos los conductores llevan en el vehículo los sistemas adecuados de retención para sus hijos, la sillita o el alzador en función de su edad. Lo malo es que en muchas ocasiones no se utilizan y un 11% de los encuestados que llevaban dichos elementos reconoce que nunca o casi nunca los utiliza para sus hijos.  Y para terminar de desgranar el informe se indica que 3 de cada 4 personas que reconoce no utilizarlos es un hombre.

En cuanto a las razones básicas que se esgrimen para la no utilización de los mimos, en un 38% de los casos es porque el recorrido que se va a hacer es corto, mientras que en otro 20% es por pereza de la persona que se sienta al volante.

Un dato importante también es que el conocimiento sobre los sistemas de seguridad específicos para los niños ha aumentado desde el 69% en un estudio similar realizado hace 4 años a casi un 89% en este último. Es decir, que se conocen, pero que en muchos casos no se utilizan.

Y algo que me parece muy destacable es que los niños se atribuyen cada día más funciones de consejeros. Son ellos los que toman por sí mismos el papel de asesorar a la persona que se sienta al volante e incluso cuando van andando por la calle se llega a cruzar un semáforo o a pasar por un paso de cebra, dan su opinión sobre lo que se debería hacer.  

Sin duda la seguridad vial poco a poco va calando entre la gente joven y poco a poco se van concienciando aunque no estaría de más un poco más de interés por parte de algunos mayores para tratar de enseñar y educar a sus hijos también en estas materias. Son los conductores del mañana.  

Por ello, y en colaboración con la Fundación Mapfre, Ford España pone en marcha una nueva campaña para aumentar la utilización de los sistemas de retención más adecuados para los más pequeños. En marzo de 2008 se lanzó una campaña de este tipo con la que la red de concesionarios de la marca formada por 160 concesionarios distribuyó cerca de 21.000 sillas de niños.

Para esta edición 2009 de la campaña, bajo el slogan de “siéntelo seguro”, el sistema es similar al del año pasado. Todos los propietarios de vehículos de la marca que pasen a realizar alguna intervención mecánica por un concesionario de la marca del óvalo podrán adquirir dicha silla por un precio de 60 euros. Esta cantidad será devuelta en las sucesivas revisiones que se hagan del vehículo. Además, también se pueden apuntar a la misma los propietarios de vehículos de otras marcas que nos ean Ford pero que hagan alguna intervención mecánica en un concesionario de Ford.  

Es imprescindible contar siempre con la silla adecuada a la edad y el tamaño de nuestros hijos pero no basta con llevarla en el maletero por si algún guardia nos la pide algún día. Si todos los padres las usaran se podrían reducir hasta en un 75% las muertes de menores de 14 años y hasta en un 90% las lesiones, según el informe de Mapfre. Sin duda, merece la pena perder unos minutos para convencer a nuestros hijos de que las usen. Su vida es la que está en juego. 

Un último apunte que creo importante. La foto superior es de un crash test realizado a una velocidad de 50 km/h en la que un niño de unos 8 años de edad que no lleva ningún sistema de retención sale despedido y choca contra el cristal delantero, lo que puede suponer su muerte o una grave lesión. Y sólo es a 50 km/h."  

1 comentario:

David Galve dijo...

Está comprobado que el conductor en el último instante, incoscientemente, trata de esquivar su zona de colisión. Es decir, en un supuesto choque frontal el conductor, de forma automática (instinto de supervivencia), trataría de evitar su zona de impacto. Por lo que se deduce que la zona más segura para instalar la sillita de un niño es detrás del conductor.
http://bzgz.blogspot.com/

PRENSA

Esperando Contenido Widget ...